Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonCuarto Domingo de Adviento 2018

Acogida > Noticias > Artículo

Cuarto Domingo de Adviento 2018

Frances MacDougall, CND

Mientras nos acercamos a la Navidad, somos invitadas a reflexionar sobre las PROMESAS de Dios.

Las invito a que comencemos a reflexionar sobre alguien en sus vidas en quien confían porque esa persona siempre hace lo que promete. Una persona conocida por cumplir sus promesas es una persona confiable. Confiamos en esa persona. Vivir con personas de confianza nos ayuda a sentirnos seguros.

En la primera lectura de hoy del profeta Miqueas, Dios promete que el Salvador vendrá de una tribu pequeña que se asentó en el insignificante pueblo de Belén. En medio de muchas dificultades, un pequeño remanente de las personas creía que Dios cumpliría sus promesas.

En el Evangelio de Lucas, nos encontramos a Isabel y Zacarías, miembros de ese remanente, quienes se despiertan cada mañana aguardando ilusionados el cumplimiento de las promesas de Dios. Ellos ven cumplidos sus deseos en su hijo, Juan, que debe preparar el camino para Jesús, el de Belén.

Este pasaje del Evangelio, que describe la visita de María a Isabel, nos es muy familiar a todas nosotras, seguidoras de Marguerite Bourgeoys. María se apresura a visitar a Isabel, ya que se le ha dicho que Isabel, en su edad avanzada, está esperando un hijo - «Para Dios, nada es imposible». Este es un tiempo de gran bendición – ser testigo del cumplimiento de las promesas de Dios. ¡El Salvador ha de nacer! Al fundar nuestra comunidad fuera de claustro, Marguerite escogió la Visitación como inspiración de nuestro carisma. A imitación de María, ella desea que nosotras estemos al servicio de los demás en su momento de necesidad.

Mientras el tiempo de Adviento llega a su fin, encontremos un momento de silencio para dar gracias. Demos gracias a Dios por el don de la fe. Demos gracias a Dios por la seguridad que sentimos porque creemos en sus promesas. Demos gracias a María por su «sí» a Dios. Demos gracias a Marguerite por escoger la Visitación como inspiración para nuestras vidas de servicio.

En el espíritu de esta temporada, visitemos a alguien que tenga necesidad y asegurémosle que «Para Dios, nada es imposible». ¡Llenas de alegría, celebremos juntas el nacimiento de Jesús y oremos por el pueblo de Belén!

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada