Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonReflexiones sobre el Adviento

Acogida > Noticias > Artículo

Reflexiones sobre el Adviento

Frances MacDougall, CND

Crédito foto: Marie-Claire Dugas

Me han pedido que comparta con ustedes algunas reflexiones sobre el Adviento.

Imagínese que usted es un niño o niña de diez años emocionada con la Navidad y en espera de su regalo favorito. Imagínese que es un estudiante universitario preparándose para los exámenes de fin de semestre al comienzo del Adviento. Imagínese que es un padre joven con tres niños preocupado por ganar lo suficiente para poder celebrar esta Navidad. Imagínese que es una persona mayor que desea que Cristo venga y la lleve.

¿Qué les diría sobre el Adviento a estas personas?

Quizás podría comenzar recordándole a cada persona que el Adviento marca el comienzo del año litúrgico. Podríamos saludarlas diciéndoles «Feliz Año Nuevo». Como diría Ana de Green Gables, «Todo un año nuevo sin errores, todavía».

En las lecturas de hoy, el Evangelio de Lucas habla sobre los desastres cósmicos y la liberación. Como hermanas y personas asociadas de la Congregación de Notre Dame estamos llamadas a la misión de la «educación liberadora». ¡Ojalá! que esta invitación del Adviento a la liberación nos llame a reflexionar sobre la pregunta, «¿De qué manera estoy llamada a vivir la "educación liberadora" en mi situación actual? ¿De qué cosas necesito ser liberada?»

Recientemente parece que estamos viviendo muy cerca de los desastres cósmicos – millones de emigrantes y refugiados deambulan por el mundo en busca de un hogar; incendios e inundaciones devastadoras donde miles de personas pierden todo; personas que luchan contra las adicciones; polarización tanto en la iglesia como en la sociedad; etc. ¿Cuál es el mensaje de «educación liberadora» que Cristo nos pide que digamos a cada uno de estos desastres?

Quizás podamos pedir que la gracia de este Adviento sea más consciente de la manera en que el Espíritu trabaja en cada una de nosotras y en el mundo de hoy. Dios está trabajando en nosotras y a través de  nosotras. Estemos alertas. Permanezcamos despiertas, orando en todo momento.

Uno de los libros más inspiradores que he leído durante los últimos cinco años es Hostages with God (Rehenes con Dios) – el relato diario de la hermana Gilberte Bussiere CND, donde reflexiona sobre su secuestro y eventual liberación. Su oración constante fue «Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti». Cada día ella, y los dos sacerdotes italianos secuestrados con ella, fueron sustentados por la Palabra de Dios. Se recordaban mutuamente que «Todo es posible para el que cree».

Durante este tiempo de Adviento, que la gracia de Dios nos recuerde a menudo que «todo lo que es posible» en nuestras vidas y en las vidas de todas las personas que conocemos nos da conocimiento y valor para actuar. Que nuestra oración diaria sea «Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti».

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada