Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonVive el momento presente como el mejor regalo…

Acogida > Noticias > Artículo

Vive el momento presente como el mejor regalo…

Bertha Lilian Barrera Ramírez, CND

Un día nunca es igual a otro. “Ayer es pasado, el mañana es un misterio, hoy es un regalo”, pensamiento de Eleanor Roosevelt. Hace dos días, como lo hago aproximadamente una vez al mes, me fui al crematorio municipal de Santa Bárbara. Cabe mencionar que se paga tren de aseo sin embargo no contamos con este servicio.

Desde la primera vez que fui al crematorio me impactó profundamente ver cómo la gente vive de la basura, pero este día fue diferente… no puedo describir el impacto que me generó. Ustedes se preguntarán, ¿por qué, si es el mismo lugar? Y tienen razón. La diferencia quizá sea que la primera vez mis ojos no vieron esta realidad tan dolorosa como la experimente hoy, porque esa primera vez eran hombres los que hacían el trabajo. Honestamente lo digo: al recordar este momento la imagen me viene inmediatamente y mi corazón sigue partido… y llorando.

Este día, al llegar mientras unos niños descargaban la basura de la paila del carro, mi atención se centró inmediatamente en una mujer joven que estaba en medio del basurero, en el barranco de donde sacaba algo. La tierra parecía muy floja y pude ver como ella se resbalaba hacia abajo… yo la contemplaba con asombro y compasión, mientras me decía: ¿cómo es posible que haya personas que vivan de esta manera?

Ahora que escribo este texto pido al Señor que no me permita acostumbrarme a ver esta realidad como que fuera normal, porque toda persona tiene derecho a vivir con dignidad. Cuando le comenté a quien me acompañaba me dijo “así es Lilian, lo que a unos ya no les sirve para esta gente es valioso. Unos pueden vivir con la basura de otro”. Lo decía como para consolarme un poco al verme tan indignada…  Me han quedado resonando sus palabras y me digo quizá él tenga razón. Al mismo tiempo esto me lleva a reflexionar ¿cuantas cosas guardo yo? Si, algunas veces he pensando que algún día las voy utilizar, y sin ser consciente he llegado acumular lo que a estas personas les podría servir.

Si pueden ustedes descubrir dónde está la muchacha, porque al ver la foto a mí misma no me fue fácil ubicarla porque se queda perdida entre la basura.

Al momento de retroceder, al ver el retrovisor otra imagen en cierta manera chocante, un niño pequeño. Sin palabras, respire profundo, luego baje el vidrio para agradecer a los tres niños que habían ayudado.

De regreso a casa pensaba cuanta campaña de normas de bioseguridad se hace por todos los medios de comunicación, y cuando llegas a esta realidad te preguntas ¿cómo sobreviven estas mujeres, hombres, adolescentes y niños que trabajan aquí?

Mientras yo pienso que si no me pongo gel o alcohol en las manos, que tengo que andar con doble mascarilla para no contagiarme... Ellos y ellas no pueden pensar en ir a comprar guantes para protegerse las manos, mucho menos mascarillas, simple y sencillamente porque para ellos lo más importante no es pensar que se van a contagiar del COVID sino más bien tienen la esperanza de poder encontrar en el basurero algo de chatarra para vender y así poder llevar el sustento de su familia.

Cada día tu creador te permite contemplar lo que los ojos de tu corazón quieren ver…

El paisaje de la montaña donde está el crematorio es bellísimo. Y los atardeceres en Santa Bárbara son preciosos…

No pases desapercibido de cada detalle, que Dios te habla por medio de los pequeños detalles.

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada