Your browser is not Javascript enable or you have turn it off. We recommend you to activate for better security reasonSegundo Aniversario del Gran Desastre en el Este del Japón

Acogida > Noticias > Artículo

Segundo Aniversario del Gran Desastre en el Este del Japón

CND

Dos años después del Gran Terremoto en el Este del Japón -
Desastre Nuclear Fukushima Ahora

En todo Japón se realizaron diferentes eventos para conmemorar el segundo aniversario del Gran Terremoto del Este de Japón ocurrido el 11 de marzo de 2011.  Uno de estos eventos fue un Simposio realizado en la Iglesia San Ignacio, una gran Iglesia Jesuita ubicada en el centro de Tokio.  El tema del simposio realizado el 9 de marzo fue: «¿Qué podemos hacer para sanar un mundo herido?» Uno de los cinco presentadores fue la Hermana Noriko Atami, CND, originaria de Fukushima y actualmente en misión en Fukushima.

La presentación de la Hermana Atami se enfocó en Fukushima:

  • La situación después del terremoto, del tsunami y del desastre nuclear.
  • Qué ha sucedido durante estos dos últimos años.
  • Cuál es nuestro reto para el futuro.

A continuación encontrará algunos de los puntos principales y situaciones de su presentación:

  • Después del desastre ocurrido el 11 de marzo las personas crearon fuertes lazos, ayudándose unas con otros, compartiendo el agua y los alimentos, y otras necesidades diarias, especialmente con los ancianos.  La ayuda llegó de todo Japón y de países extranjeros.  En Japón y alrededor del mundo hubo una profunda concientización hacia el sufrimiento de las víctimas.
  • Muchas personas han tenido que moverse hacia otras partes de Japón, viven con parientes o en casas temporales.  Las madres, junto a sus niños pequeños, han tenido que mudarse, mientras los padres permanecen en las áreas afectadas por el desastre debido a sus trabajos.  Estas madres sienten remordimiento al moverse y generalmente no son aceptadas en su nuevo ambiente porque vienen de Fukushima.  Las familias están rotas y divididas, y sufren debido a la separación.
  • Los ancianos se sienten apartados y están experimentando una gran soledad y aislamiento en los nuevos complejos de casas temporales.
  • La discriminación es una realidad diaria: las jóvenes de Fukushima temen casarse y tener hijos, ya que podrían tener problemas en el futuro.
  • Las personas no compran en las tiendas las frutas y vegetales producidos en Fukushima, aunque estos ya han sido declarados libres de contaminación.
  • El nivel de radiación, el que no se ve ni se siente, es una preocupación constante en la vida de las personas que residen en Fukushima.  Más que el terremoto y el tsunami, el problema de radiación es el que está causando mayor ansiedad.

Nadie sabe lo que pasará en el futuro.

  • Con el paso del tiempo no debemos olvidar a las personas de Fukushima. ¿Qué podemos hacer ahora para entender su situación? En este momento, dos años después del desastre, más que ayuda material necesitamos abrir nuestros corazones a las personas afectadas por este desastre, escuchar sus historias.  Debemos darles la oportunidad para que hablen acerca de su situación, sus problemas, sus temores, sus dudas y las preocupaciones que sienten profundamente en sus corazones.
  • Han trascurrido dos años después del Mensaje del Obispo Japonés del 2011 «Suprimamos inmediatamente las plantas nucleares». ¿Cómo hemos respondido a este llamado?
  • Debemos escuchar la «Voz de Fukushima» y pensar juntos en cómo podemos hacer efectivo el mensaje del Obispo.
  • Nuestro reto: «Escuchar profundamente los gritos del corazón y ayudarnos unos a otros».


A este Simposio asistieron aproximadamente 150 personas de Tokio y sus alrededores.  Les gustó mucho el mensaje actual y concreto que la Hermana Noriko compartió en su presentación.

 

 

Vuelta al índice precedente Todas las noticias
© Tous droits réservés Congrégation de Notre-Dame, Montréal, Québec, Canada